Vocación democrática

El Mensajero

Miércoles 22 de junio de 2022

Hermosillo, Sonora

Forzadita, forzadita, pero a fin de cuentas se impuso la presunta vocación democrática en Célida López Cárdenas al aceptar el resolutivo unánime del Tribunal Estatal Electoral, que declaró infundados los agravios con los que MORENA pretendía anular el triunfo de Antonio Astiazarán Gutiérrez, en la elección municipal en Hermosillo

Forzadita, forzadita, pero a fin de cuentas se impuso la presunta vocación democrática en Célida López Cárdenas al aceptar el resolutivo unánime del Tribunal Estatal Electoral, que declaró infundados los agravios con los que MORENA pretendía anular el triunfo de Antonio Astiazarán Gutiérrez, en la elección municipal en Hermosillo. 

 

La verdad es que sabe si sea vocación democrática o el realismo lo que se haya impuesto en la fallida reeleccionista, pero a fin de cuentas es la misma cosa: a pesar de haber obtenido alrededor de mil votos más que en la elección del 2018, producto de la falta de oficio político y ausencia de consensos con partidos políticos aliados que postularon candidatos propios, fue derrotada por el abanderado de la Alianza Va Por Sonora. 

 

Desde temprano este viernes nos enteramos que los magistrados Carmen Patricia Salazar Campillo, Vladimir Gómez Anduro y Leopoldo González Allard, emitirían un paquete de resolutivos sobre impugnaciones a los resultados electorales en varios municipios, entre ellos Hermosillo; sabíamos que en el caso de la elección capitalina venía en los términos dados a conocer, pero persistían dudas sobre si sería unánime o solo por mayoría. 

 

Es que en estos casos, la unanimidad o la mayoría representa que ocurra lo que a fin de cuentas ocurrió y se acepten los términos o que quede abierto el resquicio que de elementos a inconformes para recurrir a instancias superiores, en este caso a la sala Regional de Guadalajara del del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. 

 

 

Magistrados del TEE

Muy endebles y notablemente absurdos los alegatos presentados por la representación jurídica de López Cárdenas, que en términos generales sus cinco argumentos con los que pretendieron anular la elección en Hermosillo, pareciera que vivieron una elección exclusiva, sin fórmulas a diputaciones locales y federales, y tampoco por la gubernatura, con agravios también exclusivos, sólo contra ellos. 

 

“Declaran infundados los agravios hechos valer por el partido político MORENA y la ciudadana Célida López Cárdenas. En consecuencia, se confirma en todos sus términos el cómputo municipal de la elección del ayuntamiento de Hermosillo Sonora, la validez de la elección y por lo tanto la expedición de la constancia de mayoría y validez emitida por el consejo municipal electoral de Hermosillo Sonora a favor de la planilla postulada por la candidatura común Va Por Sonora conformada por el PRI, PAN y PRD; notifíquese”, señaló el Magistrado Presidente González Allard para cerrar ese caso. 

 

Miren, también desde temprano nos enteramos que de ser unánime la votación en el TEE no recurrirían a la instancia superior, además que por rumbos de MORENA decidieron dar carpetazo a impugnaciones contra resultados en un par de distritos locales, así como en varios municipios, todo con el fin de que en efecto, se de vuelta a la hoja y despejar el camino para la construcción de consensos con las distintas fuerzas políticas en un ambiente de cordialidad y civilidad institucional. 

 

Por supuesto que lo que nosotros ya sabíamos, también lo sabían distintos actores importantes del partido oficial, del PAN, del PRI y demás, así como los principales protagonistas, quienes a los pocos minutos de emitido el resolutivo, vía redes sociales, el alcalde electo externó su beneplácito; doña Célida aceptó su derrota, felicitó y deseó suerte a su circunstancial otrora adversario y de igual forma posteó el gobernador electo, Alfonso Durazo, quien deseó éxito al ganador y comprometió su apoyo a la próxima administración municipal. 

 

 

Madurez Política

En términos generales, lo ocurrido y los dichos del viernes, es un excelente mensaje a la sociedad sonorense ya que se supera en muy buenos términos esta etapa postelectoral y se deja la mesa puesta para un transparente proceso entrega-recepción y un arranque de gestión sin conflictos partidistas o sea, lo mejor que le puede pasar a los hermosillenses y a un gobierno que pretende dar soluciones desde el primer día, como ha insistido el alcalde electo. 

 

Lo ocurrido en Hermosillo es una dura lección para los sabios y estrategas al servicio de MORENA e incluso para otros partidos, respecto a los riesgos de pulverizar el voto, de no valorar con suficiencia eventuales alianzas, aunque como dicen por ahí, si todos fueran adivinos esto no tendría chiste. 

 

Hay mucho que analizar sobre la elección del 6 de junio pasado, por ejemplo, el impacto que tuvo en el resultado el que el partido oficial no haya ido en alianza con el PT, el Verde y el Panal en municipios y distritos que posiblemente los llevó a derrotas, y eso sí, sin afectar en gran medida la elección a la gubernatura y votos para Durazo. 

 

En el caso de la Alianza Va Por Sonora, habrá qué ver qué conclusiones arriban cuando a ojo de buen cubero la votación de panistas, incluso para candidatos propios, registró sensible baja y en algunos casos tal baja fue dramática, como fue el caso de Hermosillo por la alcaldía y sus distritos locales, aunque habrá que esperar para ver a más detalle dichas tendencias. 

 

 

Jesús Valencia Guzmán

Lo cierto es que como sea, de no ser por la Alianza Va Por Sonora las cosas hubieran sido peores para panistas, priistas y perredistas, que en el caso de la gubernatura, los totales enseñan que de acuerdo a la lista nominal, sólo el poco más del 22 por ciento eligió a Durazo, aunque resultó muy votado, en comparación de Ernesto Gándara, quien para que se den una idea, tuvo menos votos que Alfonso Elías en la elección del 2009 frente a Guillermo Padrés. 

 

Esos datos muestran lo irrelevante que resultó para el proyecto Gandarista la declinación de Ricardo Bours Castelo y según dicen los que dicen saber de esto, otra cosa hubiera sido si tal declinación hubiera sido por allá en febrero. 

 

Y ahora a lo que viene, previéndose la prevalencia de acuerdos en la distribución de cuotas en el Congreso del Estado, cuando ya sabemos definiciones en la integración de las comisiones, destacando en ese sentido el oficio político de Jesús Valencia Guzmán, con muy buena mano izquierda y quien pudiera ser considerado como el negociador mano derecha de Durazo, en tanto que Adolfo Salazar Razo es el de rompe y rasga, el atrabiliario y el dogmático que no sabe de consensos ni de diálogos con partidos de oposición. 

 

Bueno, a lo mejor esa es su función como dirigente del partido oficial, posición en la que se supone va a continuar, aunque hay quienes insisten en mencionar a la ya mentada Célida López Cárdenas como su relevo, no faltando quienes con toda la mala sangre posible la perfilan para la titularidad del Instituto Sonorense de las Mujeres, sí, ahí en el búnker de las taradas o a aquella subsecretaría de desarrollo social o a la Cecop en donde disfrutó de gran desarrollo financiero familiar. 

 

 

Ernesto de Lucas

De Salazar Razo a lo mejor ahora sí se le hace la Oficialía Mayor del Congreso del Estado, posición a la que le puso mucha alma, corazón y bofe hace tres años, y ojalá se les hiciera a buenos amigos nuestros quienes a lo largo del trienio construyeron megaproyectos a partir de sus aspiraciones de ocupar posiciones de buen nivel en la estructura operativa y administrativa de ese poder del Estado. 

 

Desde nuestra perspectiva, suena creíble y muy consistente la postura conciliadora, de cordialidad que manifiesta a la menor provocación el gobernador electo, que como sea, rápidamente podrá corroborarse en el arranque de su gestión, pero por lo pronto, bien haría si amarra a algunas de sus mascotas que ya se subieron al ladrillo, desde donde ladran anuncios de arrogancias. 

 

Por lo pronto, por ser gobierno actualmente, los del PRI mantienen una fluida comunicación, sea de orden partidista por la alta escuela del dirigente estatal, Ernesto de Lucas o por efectos del proceso Entrega-Recepción con integrantes del equipo que asume responsabilidades el 13 de septiembre, trámite que sabemos avanza sin contratiempos, y en esta interacción, los del PAN se mantienen muy distantes, sin que al parecer esté siendo tomada en cuenta su dirigencia encabezada por Ernesto Munro, ni siquiera en el tema del Congreso del Estado. 

 

Por cierto, a ver en que termina el proceso de designación del coordinador parlamentario de ese partido, que para nuestro gusto, la de más tablas, colmillo retorcido y trayectoria, debería ser Alejandra López Noriega, quien como se sabe, con esta, ya serán tres veces que es diputada local, más otra cuando fue diputada federal, pero que enfrenta, para el caso de la coordinación parlamentaria, a la posibilidad de que Neto Munro decida por su retoño, el Kiko. 

 

 

Alejandra López

Por lo demás, sigue firme la payasada presidencial respecto a juicio a expresidentes, según ellos, porque de acuerdo a criterios de la corte y del INE que gastará 500 millones de pesos en esa pendejada, esa consulta es ampliamente ambigua porque la pregunta a los que quieran perder el tiempo el próximo primero de agosto, dice así: “¿estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?”, y como ven, para nada se menciona a expresidentes. 

En todo caso, como se ha insistido, si cualquier actor político del pasado cometió ilícitos, no se requiere de consultas para aplicarle el rigor de la ley, pero como el de palacio Nacional es un payaso urgido siempre de reflectores, recurre a esa costosa estupidez. 

Payasada presidencial

Pues luego de casi 240 mil decesos y tanto sufrimiento que ha causado las pandemia del Covid-19 y tanta incertidumbre y terror causado por la violencia del narco, Andrés Manuel López Obrador bien podría ser incorporado a ese juicio promovido por él mismo, porque es de amplio conocimiento público su criminal negligencia y fallida gestión frente al Coronavirus, así como su igual fallida y torpe estrategia para contener la violencia de bandas del crimen organizado. 

A Salinas lo enjuiciarían por ser el principal impulsor del neoliberalismo en México; a Zedillo por continuar ese modelo económico; a Fox porque quiso inhabilitarlo y lo sometió a juicio penal; a Calderón por sacar el ejército de los cuarteles para combatir al narco; a Peña por mantener esa estrategia y por actos de corrupción y a López por exacerbar la militarización del país, por actos de corrupción de integrantes de su familia y de sus colaboradores, así como por las miles de víctimas de la pandemia y de las balas del narco. 

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba