Primero los yaquis, ahora los seris

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

Por más que luchemos por la libertad y la justicia, ambas deben estar basadas en la igualdad y la tolerancia

Judith Butler

 

La sola lectura de un comunicado de los seris, firmado por María Luisa Astorga Flores, como presidente del Consejo de Ancianos de la Nación Comcaac Desemboque, me lleva a pensar, en automático, que la romantización de las etnias en Sonora, por parte del gobierno federal, ya empieza a vislumbrar excesos que, de seguirse permitiendo, convertirán a los sonorenses en extranjeros en su propio territorio.

En ese comunicado, haciendo alusión a decretos del pasado para reclamar la posesión del territorio que comprende 211 mil hectáreas, los seris les prohíben el paso por su tierra, a todo aquel que, sin ser reconocido como miembro de esa etnia, sea sorprendido, no solo cazando o pescando, sino ¡paseando o “turisteando”!

Así como los yaquis están apoderados del cruce carretero hacia el sur de Sonora, cobrando cuotas por transitar y hasta por intentar tomarse una selfie en el inefable monumento al danzante yaqui, así ahora los seris, que incautaran, dicen en el mismo comunicado, instrumentos y productos, si a usted se le ocurre ir a sus playas en el Desemboque, o a la Isla del Tiburón, y podría ser que, el territorio prohibido llegue hasta Punta Chueca. Y mire que, por instrumentos, ellos podrían considerar, además de sus arreos de caza y pesca, también su vehículo, sus pertenencias, sus celulares y equipo de videograbación, alimentos, hieleras, equipo para acampar, etc.

Y, por si fuera poco, los seris, de acuerdo a sus usos y costumbres, le aplicaran a los que ellos consideren infractores, multas económicas y expulsión del territorio. ¡Válgame!

Y aquí es donde empiezo yo a pecar de ignorante, y lo hago con harto gusto, porque resulta que el gobierno federal está aplicando para los seris, así como con otras etnias sonorenses, un plan de justicia, cuyos proyectos a favor de ellos se pagan con nuestros impuestos. Además, los seris en particular están reclamando la construcción y operación de una desaladora, que adivine usted, se pagara también con nuestros impuestos, los que no somos seris, y los que ahora tenemos prohibido entrar a su territorio, so pena de ser detenidos, violentados, juzgados, multados y expulsados. Además, y mire usted que incongruencia, mientras la señora Astorga López, presidente del consejo de ancianos del Desemboque, lanza el comunicado amenazante, Enrique Robles, su homologo, pero en Punta Chueca, solicita que el Ayuntamiento de Hermosillo y el Gobierno del Estado, le den dinero para poder celebrar el año nuevo seri, a celebrarse este próximo 30 de junio y primero de julio. Digo, que primero asegure el señor Robles, que los funcionarios municipales o estatales que vayan a territorio seri con el dinero en la mano, podrán llegar sin problema, no vaya a ser que el efectivo sea incautado antes por los seris del Desemboque.

Por último, y pecando ya menos de ignorante, seguro estoy que los seris, en voz de la comunidad misma o de los dos presidentes del consejo de ancianos, deben preocuparse por otros asuntos que les afectan mucho más, que un grupo de turistas queriendo conocer su cultura. Los seris, igual que el resto de las etnias sonorenses, tienen un grave problema de adicciones, alcoholismo, violencia y disfunción familiar, además de falta de empleo e ingresos económicos honestos. Es ya no tanto un secreto a voces, la práctica de actividades ilícitas por todo el litoral que comprende su territorio, incluyendo la misma pesca y cacería que, curiosamente, solo les duele cuando no se les pagan las cuotas que ellos mismos cobran de forma irregular.

Como sea, el comunicado de la señora Astorga López tiene mucho trasfondo, cuando se supone que el Plan de Justicia Seri, impulsado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, busca otorgarles una “justicia social”, que ahora ellos, los seris, echan por la borda. También, dentro del plan de expansión turística que se promueve desde el gobierno estatal, una actitud beligerante, amenazante, peligrosa y territorial como la que con ese comunicado dejan ver, los seris podrían estar ya mandando el mensaje de que, por su territorio, nadie circulara, sino es con las condiciones de peaje o pago de piso que ellos impongan, poniendo así en riesgo lo que ya se promueve como Marca Mar de Cortes. Hay que estar muy pendientes de este tema, porque si los yaquis son un problema incontrolable, ahora lo serán también los seris.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en TW @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 busque también MensajeroRed

Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba