¿Quién ganó y quién perdió?

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

Las victorias por si solas valen poco. Lo que sobre ellas se construye es lo que importa

José Ferrer

 

Los 275 votos a favor para aprobar la reforma eléctrica, fueron insuficientes contra los 223 que la votaron en contra. Se ocupaban poco más de 330 para aprobarla, pero se quedaron cortos.

Parte de la discusión ahora se centra en determinar si México perdió o ganó, si los que votaron en contra son traidores a la patria, o si en el 2024, los partidos de oposición a la mentada ley, deben perder el registro.

Y detrás de esto, la advertencia ahora viene con la reforma a la ley minera, que busca nacionalizar el litio. Como sea, la ley Bartlett no pasó.

Pero, ¿Qué hay detrás de todos esto?

Recordemos que antes del domingo pasado, día de la votación en el Congreso de la Unión, el PRI de Alejandro “alito” Moreno, el PAN de Markos Cortes, el MC de Dante Delgado, y el PRD de Jesús Zambrano, fueron puestos en la palestra. Decían que serían corrompidos por las huestes morenistas, y se calculaba, como si de una quiniela se tratara, el monto que todos ellos cobrarían por votar a favor. Pero, si acaso trataron de coaccionar su voto, cualquier monto ofrecido ataviado de ligas, fue rechazado. Yo pienso que en realidad sucedió algo más que eso.

Todos los partidos arriba mencionados, vieron mayor ganancia a futuro, que la que les hayan puesto frente a ellos en el alfolí de los tesoros. Y es que, mire usted:

El diputado panista, Jorge Romero Herrera, con palabras más o palabras menos dijo “a que nivel ya llegamos como país, en donde si no coincides con una iniciativa presidencial, entonces eres traidor a la patria”, pone sobre la mesa la realidad que, en adelante, vivirá la presidencia de la República en el Poder Legislativo: ni todo el poder, ni todo el control, ni toda la razón.

Pero mire, después dijo que, en torno a la iniciativa de reforma eléctrica que se votó y se rechazó, todos pensaron que la coalición PAN PRI PRD, agregando además al MC, se descompondría, pero que, en realidad, “las mujeres y los hombres de estos partidos estamos más unidos que nunca”, dijo golpeando con la yema de sus dedos al atril de su discurso. ¿Mensaje hartamente siciliano, rumbo al 2024? Pues, usted interprete.

Y es que, mire, hay encuestas que dictan con vehemencia que, pensando en el 2024, si los de oposición compiten con un solo candidato contra quien lo sea de Morena, podrán dar una batalla electoral mas equilibrada por la sucesión presidencial.

Hasta este momento, lo sucedido en el congreso federal este 17 de abril, es la muestra más firme de trabajo en equipo de la oposición, no importa si hicieron bien o mal, si tuvieron la razón o no, y si usted quiere, tampoco importa si son traidores a la patria o no. Lo único que debe importarle a Morena es que, los derrotaron con la fuerza del voto unido en un solo bloque.

En adelante, el gobierno federal podrá seguirse refiriendo a ellos con los adjetivos que quiera, podrá tratar de descalificarlos. Las redes sociales de apoyo con las que cuenta el presidente, van a hacer pedazos a estos partidos. No importara mucho a los aludidos ese ataque, porque todo nadara en el mar de la especulación y la duda.

Lo único que importa, es que, a los ojos de todos, los derrotaron con votos, firmes y directos, y esto podría estarles marcando un nuevo paso partidista y electoral en adelante.

En el 2018 estos partidos hablaban de cambiar sus siglas y colores partidarios. En verdad se antoja increíble que, apenas cuatro años después, estén pensando en ganar campañas electorales.

Ya iremos viendo que sigue en adelante.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en TW @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 busque también MensajeroRed

 

 

Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba