Cuando el poder marea a los diputados

Mensajes

Gilberto Mensajero Armenta

Hay diputados que son auténticos albañiles de su curul, otros se pasan las legislaturas sin pena ni gloria: no son padres de la patria, pero son hijos de Dios por lo menos

Pablo Castellano Cardalliaguet

 

En el Congreso de Sonora concuerdan 8 fuerzas políticas, que representan a igual numero de partidos, a decir, Morena, PRI, PAN, PT, MC, PVEM, Panal, PRD y PES, coaligados entre ellos, de acuerdo al interés electoral de cada uno.

Lo importante es entender que todos tienen sus propios intereses de política pública, sus propios proyectos en beneficio de la sociedad sonorense, y cada uno de ellos, promesas de campaña que busca, diligentemente, cumplir frente a quienes les dieron la confianza del voto.

Sobra decir también que cada partido político al interior del Congreso del Estado, presume la representatividad que tiene en relación a los municipios que cada uno ganó en la pasada contienda electoral. Y como sabemos, cada Ayuntamiento tiene necesidades y prioridades diferentes, y eso es justamente lo que marca la agenda legislativa de cada uno de los 33 diputados sonorenses.

Finalmente, el trabajo que ellas hacen, las diputadas, y ellos, los diputados, es a favor de los 72 municipios, y en beneficio de los ya casi 3 millones de sonorenses, que les reclaman resultados. Digamos, pues, que los diputados sonorenses sirven a todos ellos, sin importar su militancia partidista, por quien votan en las elecciones, o el color de la camiseta que llevan puesta.

Pues bien, eso lo entiende toda la legislatura, excepto los que coordinan a la bancada más poderosa del Congreso.

Como líderes de este grupo político y legislativo, deben permitir que las iniciativas, los acuerdos, exhortos, y proyectos que cada bancada presenta, reciban un trato igualitario, sin importar el partido al que pertenecen.

En el mismo sentido, los acuerdos que se tomen en la Comisión de Regulación Interna y de Concertación Política (Cricp), deben ser respetados en totalidad en las sesiones del pleno ¿Cómo funciona esto? La Cricp esta conformada por los coordinadores de todas las bancadas, con derecho a voz y voto, y en las reuniones que este grupo celebra, se decide el orden del día de cada sesión, se determina también el sentido del voto que cada bancada dará a cada propuesta o iniciativa que sea sometida a votación. Además, se toman acuerdos respecto a temas administrativos del mismo congreso, entre otras responsabilidades.

El problema es cuando los acuerdo de la Cricp no se cumplen en el pleno, porque sistemáticamente se dañan las relaciones legislativas entre las bancadas, entre el personal del mismo congreso, amén de las que se empiezan a presentar entre los representantes de órganos de gobierno que aseguran, llega a ser imposible llegar a acuerdos o presentar propuestas de trabajo a quien encabeza la Cricp, y a la bancada morenista.

Mire, le platicó algunos ejemplos que los afectados señalan: en la Cricp se toman acuerdos por votación entre todos, que luego se rompen a la hora de celebrar la sesión en el pleno, votando en sentido opuesto del que ya se había acordado.

Otro ejemplo, es el de no respetar la agenda de trabajo de cada grupo parlamentario, llegando al atrevimiento, algunos diputados, de modificarla a conveniencia.
También, y en relación a la asignación de recursos para medios de comunicación, la coordinadora de la bancada mayoritaria, modificó las listas que cada grupo parlamentario había propuesto, incluyendo medios distintos a los propuestos originalmente, favoreciendo a los de su conveniencia.

Trato intransigente hacia los diputados, arrogancia a la hora de intentar negociar acuerdos, incumplimiento de la palabra dada, despotismo hacía los equipos de trabajo, y demás adjetivos son la queja cada vez más recurrentes de los diputados de este Congreso sonorense, hacia quien pretende dirigir las decisiones de forma unilateral.

Aquí, varías preguntas:

Cuanto tiempo pasara para que, ante ese comportamiento, contrario al que el propio gobierno del estado busca implementar como política de buen gobierno entre iguales, ¿se empiecen a afectar las propias iniciativas e intenciones de trabajo del propio Ejecutivo?

¿Hasta dónde permitirán los coordinadores de las bancadas del PT, el PVEM y el Panal, el trato que los minimiza y los excluye de las decisiones en conjunto?

¿Hasta que punto, los coordinadores del PRI, PAN, MC, y la representación del PRD, dejara que una personalidad irrespetuosa de las formas políticas correctas, ¿afecte su esfuerzo legislativo?

Los directivos de áreas, que se esfuerzan por aportar desde sus escritorios y equipos de trabajo, con iniciativa propia y propuesta a favor del congreso ¿hasta qué punto deberán permitir que la coordinación morenista les pase por encima?

Y ya abierta, y hablando exclusivamente en el terreno de cada uno de los  diputados, y respecto a su agenda de trabajo, ¿hasta cuando deben permitir que una diputada igual a ellos, pero con ínfulas de poder absoluto y autoritario, ¿les siga controlando el quehacer legislativo, incluyendo a los propios morenistas? Lo iremos viendo con el paso del tiempo, por lo pronto, el ambiente al interior del Congreso del Estado de Sonora, es cada vez más pesado.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en TW @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16 busque también MensajeroRed


Notas relacionadas:

Opiniones sobre esta nota

Comenta esta nota

Ir arriba